Bisutería

La primera vez que vi una placa electrónica me pareció preciosa, me gusto mucho la forma que tenían sus componentes y sus colores y se me ocurrió la idea de usarlos como bisutería. Un día vi que iban a tirar una caja llena de placas y decidí quedármelas, no sabia muy bien para qué, pero enseguida me vino a la mente la idea de reciclarlas. Se me ocurrió que con algo tan bonito y poco visto se podía hacer bisutería por la forma de las piezas y así nació la idea de convertirlas en pequeñas joyas.

Desoldar es agradable y entretenido y una vez que tienes unas pocas piezas comienzas a combinar y llega la magia, nunca sale una igual puesto que es complicado encontrar los componentes y hay que adaptarse al material que tengas, pero eso es lo interesante, aquí es donde entra tu creatividad. Son piezas únicas y tienes la posibilidad de volver a reciclarlas en cualquier momento cambiando pendientes por pulseras o cualquier nuevo diseño que se te ocurra. En cuanto a soldar, no hay que tener ningún miedo, no es fácil pero si de verdad te gusta seguro que al final lo consigues.

Por otra parte estoy muy a favor del reciclaje y aunque en este caso parecía que no había remedio, como podéis comprobar el resultado es muy bueno.Trabajar con estas pequeñas piezas es muy divertido y se les da un uso diferente.

Esto es todo lo que necesitas para fabricar tus propias creaciones.

ak1

 

 

Ver mas